es
ARTÍCULOS

Sucesiones de Acciones de Sociedades Anónimas Panameñas

El derecho a heredar surge al momento que un individuo fallece, el cual podrá plasmar su última voluntad respecto a la transferencia de sus bienes muebles o inmuebles, derechos e incluso sus obligaciones por medio de un testamento. Ahora bien, existen casos donde no hubo oportunidad de establecer su intención por medio de un testamento, por lo este vacío se suple inmediatamente con la aplicación de la ley, la cual distingue el orden de prelación por grado de consanguinidad, ya sea por línea recta descendente, ascendente o incluso por representación, según sea el caso.

En la transferencia de la herencia se tendrá que tomar en consideración la existencia de acciones emitidas por una sociedad anónima panameña a favor del difunto, ya que las mismas son susceptibles a ser transferidas por medio del proceso de sucesión.

La Ley 32 de 1927, establece en su artículo primero que dos o más personas mayores de edad y de cualquier nacionalidad podrán asociarse para constituir una sociedad anónima en Panamá. El objeto de la constitución de este instrumento podrá ser muy amplio siempre que sea lícito; sin embargo, su actividad más común es el comercio o los negocios entre los socios o accionistas que la conforman. Al momento en qué uno de los accionistas falte físicamente, su(s) heredero(s) podrán reclamar todos los derechos u obligaciones que sus acciones representen, siempre limitadas al monto de capital aportado por el accionista.

¿Cómo obtengo el reconocimiento de la condición de heredero?

La facultad para emitir la declaratoria de heredero o legatario en Panamá, se atribuye exclusivamente a los tribunales civiles, es decir que para obtener la transferencia de todos aquellos bienes situados en la República de Panamá, es requerido comparecer por medio de un proceso de sucesión testada o intestada con el fin de obtener la referida declaratoria, y que esta surta sus efectos legales. En Panamá no se ha reconocido la opción de heredar por la vía notarial cuando no impliquen sucesiones contenciosas.

¿Cómo se da el traspaso de las acciones?

Cumplidas las etapas procesales en el tribunal, el juez ordenará la repartición de los bienes, entre los cuales incluirá el mandato de anular el certificado existente emitido a favor del difunto y consecuentemente se emita un nuevo certificado a favor del heredero o legatario, sea el caso. Una vez adoptada esta decisión, se realizarán las anotaciones correspondientes en el libro de registro de la compañía.

¿Puedo impugnar un proceso de sucesión que ha finalizado?

Sí. Aquellas personas que tienen derecho a heredar y que oportunamente no lograron comparecer a un proceso de sucesión, podrían impugnar mediante la vía sumarial a fin de que el juez ordene restablecer su derecho y así que sea reconocido como heredero universal o legatario del porcentaje de la masa herencial que le corresponda, sea el caso.

Concluimos que es importante realizar correctamente los traspasos de bienes muebles o inmuebles, derechos e incluso las obligaciones a fin de salvaguardar el patrimonio cuando medie testamento o no; sin embargo, recomendamos tomar en consideración los beneficios que nos brindan las fundaciones de interés privado en nuestro país, como vehículo para la organización y protección patrimonial, la cual es una herramienta muy útil para la administración, conversación y protección de un legado en general.

Autor(es)

Carla Arritola

Asociada

Áreas de Práctica Relacionadas