Ley 52 – Suspensión de personas jurídicas panameñas por la falta de pago de la tasa única anual.


Les confirmamos que en virtud de lo establecido en la Ley 52, la falta de pago de la tasa única anual de personas jurídicas panameñas en el período en que se cause tendrá como efecto la no inscripción en el Registro Público de Panamá de ningún acto corporativo objeto de inscripción y la no expedición de certificaciones relativas a dicha persona jurídica.

Les confirmamos que el Registro Público de Panamá suspenderá los derechos corporativos a la persona jurídica que incurra en morosidad en el pago de su tasa única por un período de tres (3) años consecutivos o que se encuentre morosa en el pago de alguna multa o sanción impuesta debidamente ejecutoriada.

La inscripción en el Registro Público de Panamá de la suspensión de derechos corporativos de una persona jurídica conllevará que dicha persona jurídica no podrá mientras dure dicha suspensión:
1. Iniciar procesos legales, realizar negocios o disponer de sus activos;
2. Hacer reclamos o ejercer algún derecho;
3. Realizar ninguna actuación corporativa que resulte obligante para la persona
jurídica.

No obstante, cuando los derechos corporativos de una persona jurídica hayan sido suspendidos, la misma podrá:
1. Hacer una solicitud de reactivación;
2. Continuar con la defensa de procesos iniciados en su contra; y
3. Continuar con procesos legales instituidos en su nombre antes de la fecha de suspensión.

El hecho de que los derechos corporativos de una persona jurídica hayan sido suspendidos no afecta la responsabilidad de sus directores, dignatarios, administradores, accionistas, socios, miembros del consejo fundacional, agentes y otras personas de similar naturaleza en lo que respecta a su relación con la persona jurídica.

Cabe mencionar que una vez quede inscrita la suspensión de la persona jurídica en el Registro Público de Panamá, la persona jurídica contará con un plazo de dos (2) años para ser reactivada.

Durante este periodo cualquier director, accionista, socio, dignatario, administrador, miembro del consejo fundacional, agente residente o cualquier otro tercero interesado podría solicitar su reactivación.

Una vez reactivada, la persona jurídica recuperará su plena capacidad y podrá reanudar sus actividades.

Expirado el plazo de dos (2) años antes mencionado sin que se haya producido la reactivación de la persona jurídica, el Registro Público de Panamá procederá con la cancelación definitiva y, como consecuencia, dicha persona jurídica se entenderá disuelta de manera definitiva, con todos los efectos jurídicos que ello conlleva.

Una vez disuelta la persona jurídica, se iniciará el proceso de liquidación de acuerdo a lo dispuesto en la Ley Panameña.

Quedamos a su disposición para cualquier consulta o asistencia adicional que podamos brindarle.

You may also like